Señor Delincuente!

Hoy como todos los días,

sin muchas ganas salí al trabajo.

adormilado y fastidiado

me esforcé por cumplir con mi jornada laboral.

Tranquilo y sentado esperando mi próxima parada

entoces te vi Señor Delincuente, con la mano al pantalón

descubriendo tu herramienta de despojo.

Tu compañero de ultraje alzo la voz

para indicarnos del motivo de su abordaje.

Mi resignación fue inmediata.

Solo levante mis manos

acompañadas de mis pertenencias.

Cortaste cartucho

a pesar de no haber resistencia.

Con amenazas te bajaste.

Tan solo nos dejaste impotencia, miedo y llanto.

Aunque no quiera, te tengo que dar gracias.

mi vida respetaste.

Señor Delincuente.

que no haría yo con tu valor.

arriesgar mi vida.

por una baratija?

Creo que no.

Cuanto durara

tu aventura y tu osadía?

Espero no encontrarte

porque no tengo

nada, aún para entregarte.

Desconozco tus motivos

y tu los míos.

No es por falta de valor

para enfrentarte.

Tan solo que mi tesoro

se encuentra en otra parte.

Mi familia mi baluarte.

Me despido Señor Delincuente.

Espero que pronto comprenda

que el esfuerzo en el trabajo honrado

es menos cansado que su faena.

pistola

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s